Alguna vez me han prevenido contra el poder premonitorio de los sueños: ojo que el día menos pensado saltan a la vigilia y te ves metido en un lío. Y ya cuesta no apreciar los consejos dados con afecto pero dejar que otros sueñen por uno es todavía más arriesgado que dejar que inventen ellos.