Hoy hemos afrontado nuestro primer conflicto de convivencia grave. Ayer un alumno faltó al respeto reiteradamente a varios profesores en tres episodios distintos, adoptó una actitud chulesca con uno de ellos, se negó a  dialogar con nosotros y a darnos el teléfono de su madre o o de su padre mientras nos acusaba de no