El silencio evidencia una vez más la frenética velocidad emocional a la que vivimos durante el curso. De vuelta del viaje los relojes nos sorprenden: ya ha pasado el tercer año desde que comenzó esta aventura. Aunque todavía no es el momento de retroceder paso a paso en el camino del recuerdo para llegar al instituto