La realidad social española es una caja de sorpresas permanente; el último descubrimiento tiene que ver con la muy alta consideración que tienen respecto de su desempeño profesional los jueces y fiscales de nuestro país, cuyas asociaciones gremiales han experimentado un ataque de potestas por la respuesta ciudadana ante la sentencia de La Manada, en