Hablar de legislación en Educación es, casi, mentar la soga en casa del ahorcado. A fuerza de nuevas leyes con cada cambio del partido en el gobierno, y de falta de responsabilidad y de acuerdo entre ellos, los docentes hemos perdido la confianza en la capacidad de los políticos para ayudar en un terreno que,