Desde el reciente anuncio de la prohibición del uso de los móviles en las escuelas en Francia para el próximo curso, han sido numerosas las ocasiones en las que me han planteado esta cuestión dada la apuesta que vengo haciendo desde hace muchos años por el uso de la tecnología en Educación, y particularmente en